Los Saráchaga: una vida de arte y subastas

La fundación de la Casa tuvo como protagonista a nuestro abuelo, Juan Daniel Saráchaga el 6 de Julio de 1938, quién advirtió, en ese momento, el enorme potencial que existía en las subastas de arte.

A partir de los años sesenta, comenzamos a realizar importantes subastas de arte, que se convirtieron en exclusivos eventos sociales. Las mismas se realizaban en las grandes residencias de Buenos Aires. La primera fue la del Dr. José Arce, en la actual sede del Museo Julio Argentino Roca, donde se exhibieron un Picasso y un Renoir. Le siguieron las subastas de Eduardo Santiago Soulas, la de la familia Campomar, las ventas en lo deJosé Agustín Navarro Hueyo y la familia De Ridder. En 1967 se hizo la gran subasta de José Lococo y la de Magdalena Lococo de Llach.

Ya hacia fines de los sesenta, cambió la modalidad de los eventos, lo que llevó a realizar un convenio con el Hotel Alvear. Así se abrió una nueva etapa, con subastas memorables, como la de Leticia Vega de Vigil, la de José León Pagano, la de Guillermo Kraft, y la maravillosa colección González Garaño.

En los años ochenta, incorporamos la sección Platería Colonial y Criolla, donde se destacan los subastas de Elisa Peña, Gustavo Barreto, Darío Manuel Anasagasti, González álzaga y Victoria Aguirre.

De las últimas décadas, se destaca la subasta de Moretón, la colección de pintura argentina más importante que tuvo la Casa. En dicha subasta la Fundación Costantini, compró por U$S 324.000 un óleo de Emilio Pettoruti titulado "La Canción del Pueblo", que actualmente se exhibe en el MALBA. Asimismo durante ese año debemos destacar las ventas del Banco Oddone, como también la de Aquilino Colombo.

En 1994 comienza la época de las grandes subastas de carruajes, con las colecciones de las familias Anasagasti, Santamarina, Guerrero y Mihanovich. Hacia 1996 destacamos la magnífica subasta de la familia Pereyra Iraola en la Casa "Abril".

Finalmente en 1998, podemos destacar dos importantes hitos para la Casa, la extraordinaria subasta de Sara Saavedra de Hirsch y la de Florencia Maguire de Bullrich, que fueron el último gran acto de Martín Saráchaga Padre y que recordaremos con especial afecto.

Muchos éxitos continúan hasta la actualidad. Los tiempos siguen cambiando y la empresa Martín Saráchaga Subastas acompaña estos cambios con mayor profesionalismo cada día, y dispuesta a enfrentar con ímpetu y responsabilidad los desafíos de estos nuevos tiempos.

historia-sarachaga